Arqueólogos descubren en Perú antiguos murales de figuras bicéfalas que datan de hace 1.400 años

Arqueólogos descubren en Perú antiguos murales de figuras bicéfalas que datan de hace 1.400 años

Los recientes descubrimientos arrojan luz sobre la civilización del pueblo moche, que habitó la costa norte de Perú

Una ilustración en acuarela del mural de Pedro Neciosup Gómez

Los arqueólogos han descubierto en el valle peruano de Nepeña, situado en el norte del país, murales antiguos que representan figuras bicéfalas ataviadas con ornamentados tocados dorados.

Uno de los murales representa a una figura que sostiene un abanico de plumas y una copa de la que beben cuatro colibríes. En otro mural, se ve una figura que sostiene un abanico de plumas y un enigmático objeto que ahora está parcialmente oculto.

Estos murales, que datan de hace aproximadamente 1.400 años, no sólo destacan por sus intrincados detalles, sino también por su singularidad. Según Jessica Ortiz Zevallos, directora peruana del Proyecto de Investigación Arqueológica, estas imágenes no se habían visto nunca antes en el arte moche ni en ninguna otra tradición prehispánica de la región andina, según declaró en una entrevista.

La investigación fue dirigida por Jessica Ortiz Zevallos, en colaboración con Lisa Trever, arqueóloga e historiadora del arte de la Universidad de Columbia, y Michele Koons, arqueóloga del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver. Calculan que los murales excavados en el yacimiento, conocido como Pañamarca, representan menos del 10 por ciento del total de pinturas que puede haber. Se cree que Pañamarca es un complejo arquitectónico construido por el pueblo Moche, que habitó la costa norte de Perú y precedió al Imperio Inca en varios siglos. Se cree que se construyó entre los años 550 y 800 de nuestra era. Según Lisa Trever, que forma parte del equipo de investigación:

“Pañamarca fue un lugar de extraordinaria innovación y creatividad artística, donde los pintores ampliaron su conocimiento de los cánones artísticos de forma única y significativa, reflejando el contexto social y cultural del pueblo nepeña dentro de la más amplia civilización moche”.

Trever afirmó además que su proyecto tiene el potencial de abrir una nueva era de comprensión y admiración por el arte moche, inspirando incluso a artistas contemporáneos que se inspiran en estas obras ancestrales para sus propias prácticas artísticas.

Arqueólogos descubren en Perú antiguos murales de figuras bicéfalas que datan de hace 1.400 años

Los extraordinarios murales fueron descubiertos en un pilar situado dentro de una sala ceremonial. A pesar de las exhaustivas investigaciones, los expertos siguen sin estar seguros del significado simbólico de los hombres de dos caras. La posibilidad de que representen deidades se considera menos probable, ya que el arte moche suele retratar deidades con rasgos no humanos, como colmillos o alas, según Lisa Trever, en declaraciones recogidas por Owen Jarus, de Live Science. En su lugar, Trever sugiere que los artistas pueden haber estado experimentando con técnicas para representar el movimiento y transmitir dos momentos narrativos simultáneamente.

LEER  Difusión de la Cultura panameña en el X Festival Internacional Baila Maestro Perú-2013. Conmemorando los 177º aniversario de la Provincia de Callao.

Durante más de cinco décadas se han llevado a cabo excavaciones en Pañamarca, que han desenterrado una gran cantidad de arte moche. Además de los murales recientemente descubiertos de los hombres de dos caras, otros hallazgos notables incluyen un mural que representa a una sacerdotisa llevando a cabo un sacrificio ceremonial, así como murales que representan un murciélago y una serpiente. Estos descubrimientos han aportado valiosos conocimientos sobre las ricas tradiciones artísticas de la civilización moche.

Edward Swenson, arqueólogo de la Universidad de Toronto que no está afiliado al proyecto de investigación, expresa su admiración por los murales de Pañamarca, describiéndolos como “verdaderamente espectaculares”. Swenson sugiere además que se espera que estos nuevos descubrimientos contribuyan en gran medida a los esfuerzos en curso de arqueólogos e historiadores del arte por desentrañar el significado cosmológico y religioso de la iconografía moche. Se espera que los intrincados murales aporten valiosos conocimientos sobre los significados culturales y simbólicos que encierran las antiguas obras de arte.

Una vista aérea de Panmarca, ubicada en el Valle de Nepeña en el norte de Perú

El equipo de investigación tiene previsto volver a visitar el yacimiento de Pañamarca a finales de este año para proseguir sus excavaciones. Durante sus hallazgos iniciales, vislumbraron un mural similar, en el que sólo se podía ver el borde de un abanico de plumas rectas y la mano que lo sostenía, según cuenta Lisa Trever. El equipo está ansioso por seguir explorando y descubriendo más murales intrigantes, que encierran un inmenso significado arqueológico y artístico.

Koons, parte del equipo de investigación, expresa su entusiasmo ante la perspectiva de regresar a Pañamarca y continuar con sus descubrimientos. En la declaración del equipo, Koons afirma:

“Estamos ansiosos por regresar a Pañamarca y seguir compartiendo nuestros hallazgos. Es un honor absoluto trabajar en este importante monumento del mundo antiguo. Sólo estamos arañando la superficie de los misterios que revelan estos extraordinarios murales”.

El equipo está ansioso por profundizar en los enigmáticos secretos que esconden estas antiguas obras de arte.

LEER  Más de un centenar de nuevos geoglifos descubiertos por investigadores japoneses en Perú
Gardi Sugdub Previous post Panamá nos recuerda con crudeza las consecuencias de los desplazamientos inducidos por el clima
Realizan trabajos de mantenimiento destinados a alargar un siglo la vida útil del Canal de Panamá Next post El Canal de Panamá se somete a trabajos de mantenimiento para prolongar su vida útil un siglo