Gardi Sugdub

Panamá nos recuerda con crudeza las consecuencias de los desplazamientos inducidos por el clima

Stanley Johnson había leído sobre las estadísticas relacionadas con los cambios del nivel del mar antes de llegar a Panamá, pero no esperaba el alcance de su impacto físico.

Aproximadamente a las 8:30 am, un helicóptero Bell de color rojo brillante partió del aeropuerto de la ciudad, ofreciendo una vista aérea de alrededor de una docena de buques alineados en la entrada del Canal de Panamá. La ruta inicial siguió el canal desde Ciudad de Panamá durante 20 minutos antes de girar hacia el norte, hacia la costa caribeña de Panamá, sobrevolando el extenso Parque Nacional Chagres. La selva tropical se extendía en todas direcciones, hasta donde alcanzaba la vista, por debajo de la aeronave.

El ruido del helicóptero era tan alto que mi compañera del día, Natalia Royo, tuvo que hablar alto para que la oyeran.

“Panamá es uno de los tres únicos países del mundo”, gritó, “que es carbono negativo. Absorbe más carbono del que emite”.

Natalia Royo es una experta en su campo. Además de sus paseos en helicóptero por la selva, es embajadora de Panamá en el Reino Unido.

Mientras contemplaba la vasta extensión de exuberante vegetación bajo nosotros, me resultaba difícil no dejarme convencer por sus palabras. Me sorprendió la ironía de que una nación que da ejemplo al mundo por ser carbono-negativa se haya convertido también en la primera de América Latina en ser testigo del desplazamiento de poblaciones humanas debido al cambio climático.

Una proporción considerable de los más de 1.307 habitantes guna de Gardi Subdug parecían estar esperándonos esa mañana

Tras volar a lo largo de la costa durante unos 20 minutos, aterrizamos en un campo cerca de una playa donde embarcamos en una lancha que nos llevó en un corto viaje a través del mar hasta Gardi Sugdub. Este centro es importante para la comunidad Guna de la zona. Como los guna son uno de los principales grupos indígenas de Panamá, esperaba que cruzáramos el mar en una piragua.

LEER  La montaña de siete colores es una impresionante obra maestra de la naturaleza

Nuestra embarcación, equipada con un potente motor fueraborda, nos esperaba para llevarnos en una corta travesía por el mar hasta Gardi Sugdub. Me sentí aliviado de no tener que remar en piragua, pues las olas estaban agitadas. En total, unos 40.000 guna viven en las 365 islas del Caribe panameño o en la zona de selva montañosa que se extiende hasta Darién y la frontera colombiana.

Una parte considerable de los más de 1.307 habitantes de Gardi Subdug parecía estar esperándonos esa mañana.

Antes de llegar a Panamá, me había familiarizado con los datos, que mostraban que el mar Caribe había aumentado entre 20 y 25 cm desde la década de 1950. El ritmo de aumento se ha acelerado a medida que se intensifican los impactos del cambio climático. Desde la década de 1980 hasta 2012, el nivel del mar había subido a un ritmo de 2,5 mm al año, pero desde entonces, el ritmo de aumento se ha acelerado a 6,4 mm al año.

Conocía las estadísticas del nivel del mar antes de mi visita a Panamá, pero no había comprendido su impacto físico real. Cuando llegamos a Gardi Sugdub, nos recibió Alexis Alvarado, el gobernador de Guna Yala, que nos explicó con todo lujo de detalles cómo el agua del mar inunda el pueblo por todas partes, sumergiéndolo por completo.

“Y el problema no es sólo el agua. Toda la basura del Caribe parece acabar aquí”.

Durante nuestra visita, asistimos a una reunión pública celebrada en un edificio de paredes abiertas donde se colocaron cuatro hamacas en primera fila para los ancianos. El momento culminante de la reunión fue cuando José Deveis, el primer sahila de la comunidad de Gardi Sugdub, salió de su hamaca y explicó que llevaban 10 años trabajando en una solución. Al parecer, los dirigentes habían aceptado por fin que había llegado el momento de abandonar la lucha desigual.

Subdivisión de la guardia
Esta pobre gente debe soportar una situación que no es de su fabricación

El sahila habló en guna, que luego tradujo al español un intérprete, así que puede que me perdiera algunas sutilezas.

“Por primera vez en la historia de Panamá”, declaró, “vamos a reubicar a los habitantes de una isla en tierra firme. La comunidad está superpoblada y los niños no tienen sitio para jugar. Sin embargo, no perderemos nuestra cultura ni nuestra identidad”.

Natalia Royo destacó la importancia de los indígenas en la protección de la biodiversidad mundial, a pesar de su escasa población (5%). Este punto era especialmente relevante en el contexto del traslado de toda una población de una isla a tierra firme, como estaba ocurriendo en Gardi Sugdub. La situación no era sólo una cuestión de justicia para la comunidad afectada, sino que también tenía implicaciones más amplias, como la necesidad de evitar ejercer una presión adicional sobre los bosques panameños con emisiones negativas de carbono. Era crucial garantizar que el traslado no tuviera consecuencias medioambientales negativas.

LEER  Descubierta una nueva especie de sapo en el campus de una universidad en Perú

En lugar de ser una carga para los bosques, los habitantes desplazados de Gardi Sugdub pueden adoptar métodos tradicionales como el sistema agroforestal “Nainu” para proteger los ecosistemas terrestres. Al hacerlo, pueden tener una historia positiva e inspiradora que contar que se extienda más allá de las fronteras de Panamá. Incluso podrían recibir a periodistas en helicópteros de color rojo brillante para mostrar sus nuevos hogares en la selva.

Perú lanza plan de recuperación económica de $1.600 millones tras protestas Previous post Perú lanza plan de recuperación económica de $1.600 millones tras protestas
Arqueólogos descubren en Perú antiguos murales de figuras bicéfalas que datan de hace 1.400 años Next post Arqueólogos descubren en Perú antiguos murales de figuras bicéfalas que datan de hace 1.400 años